¿Qué leyes de salud mental existen en la actualidad?

Leyes de salud mental 

La ley, conocida también como Ley de Paridad de Salud Mental que puede también existir en otros paises además de Estados Unidos de América, prohíbe a los planes de salud de grupo que ofrecen beneficios de salud mental imponer límites anuales o vitalicios más restrictivos a los gastos por enfermedades mentales que los que se imponen a la cobertura de las enfermedades físicas.

Los servicios de salud mental han sido una parte importante de la atención médica durante varios años, en diversos paises.  Los costos, la cobertura y la disponibilidad de esos servicios han sido objeto de debates de política y de diversas leyes estatales, en diferentes paises. 

No existe un consenso uniforme sobre la medida en que los gobiernos centrales o regionales deben exigir la cobertura de la salud mental. En general, existe un papel más importante para los gobiernos centrales  y la coordinación estatal en los paises,  con diferentes principios.

Leyes de paridad o de cobertura igualitaria en materia de salud mental 

La paridad, en lo que respecta a la salud mental y el abuso de sustancias, prohíbe a las aseguradoras o a los planes de servicios de atención de la salud, en algunos paises, discriminar entre la cobertura ofrecida para enfermedades mentales, enfermedades mentales graves, abuso de sustancias, otros trastornos y enfermedades físicas. 

Es decir, el concepto de la paridad requiere que las aseguradoras proporcionen el mismo nivel de beneficios para las enfermedades mentales, las enfermedades mentales graves o el abuso de sustancias que para otros trastornos y enfermedades físicas. Estos beneficios incluyen límites de visita, deducibles, copagos y límites anuales y de por vida.

Las denominadas leyes de paridad contienen muchas variables que afectan el nivel de cobertura requerido por la ley en las aseguradoras de distintos paises. Algunas leyes estatales de paridad, proporcionan una amplia cobertura para todas las enfermedades mentales. Otras leyes de paridad limitan la cobertura a una lista específica de enfermedades mentales graves o de base biológica. 

Las leyes estatales denominadas de paridad total en algunos paises brindan beneficios iguales, en distintos grados, para el tratamiento de enfermedades mentales, enfermedades mentales graves y enfermedades mentales de base biológica, y pueden incluir el tratamiento por abuso de sustancias. 

En general la ley de paridad en algunos paises afecta a las pólizas de seguro que ya proporcionan cierta cobertura de salud mental, pero no existe una ley en muchos paises que exija directamente la paridad en la misma medida. 

Leyes sobre las prestaciones mínimas obligatorias para la salud mental 

Muchas leyes estatales exigen en los paises, que se proporcione algún nivel de cobertura para las enfermedades mentales, las enfermedades mentales graves, el abuso de sustancias o una combinación de ellas. 

No se consideran paridad plena porque permiten discrepancias en el nivel de beneficios proporcionados entre las enfermedades mentales y las enfermedades físicas. Estas discrepancias pueden presentarse en forma de diferentes límites de visita, copagos, deducibles y límites anuales y de por vida. 

Algunos defensores de la salud mental creen que estas leyes ofrecen un compromiso con la paridad total que al menos proporciona algún nivel de atención. Otros creen que cualquier cosa que no sea la paridad completa es una discriminación contra los enfermos mentales. 

Algunas de estas leyes especifican que los copagos y deducibles deben ser iguales a los de las enfermedades físicas hasta el nivel requerido de beneficios proporcionados. Si una ley no lo especifica, el copago podría llegar al 50 por ciento del costo de la visita y exigir que se cumpla un deducible separado antes de que se cubran las visitas de salud mental.

¿Qué leyes de salud mental existen en la actualidad?

Leyes sobre la oferta obligatoria de salud mental

Las leyes de oferta obligatoria se diferencian de los otros tipos de leyes en que no requieren (ni obligan) a que se proporcionen beneficios en absoluto. Una ley de ofrecimiento obligatorio puede hacer dos cosas. En primer lugar, puede exigir que se proporcione al asegurado una opción de cobertura para enfermedades mentales, enfermedades mentales graves, abuso de sustancias o una combinación de las mismas. 

Esta opción de cobertura puede ser aceptada o rechazada y, si es aceptada normalmente, requiere  una prima adicional o más alta. En segundo lugar, una ley de oferta obligatoria puede exigir que si se ofrecen beneficios, éstos deben ser iguales.

Muchos planes de salud del mercado privado incluyen algún tipo de beneficios de salud mental sobre una base comercial voluntaria, no necesariamente exigidos por las leyes estatales o federales. 

Se debe tener en cuenta que el asesoramiento sobre el duelo puede no considerarse un beneficio cubierto por algunas leyes de los estados y regiones, aunque puede ser ofrecido por las aseguradoras como parte de un paquete de beneficios de salud mental estándar.  

Emergencia mundial de derechos humanos en materia de salud mental

El mundo se enfrenta a una emergencia mundial de derechos humanos en materia de salud mental. En todo el mundo las personas con discapacidades mentales experimentan una amplia diversidad de violaciones de los derechos humanos.

En muchos países las personas no tienen acceso a la atención básica de salud mental y al tratamiento que requieren. En otros, la ausencia de atención de salud mental basada en la comunidad significa que la única atención disponible es la que se presta en instituciones psiquiátricas que están asociadas a graves violaciones de los derechos humanos, incluidos los tratos y condiciones de vida inhumanos y degradantes.

Incluso fuera del contexto de la atención de la salud, se excluye de la vida comunitaria a las personas con problemas de salud mentales y se les niegan derechos básicos como el alojamiento, la alimentación y el vestido, y se les discrimina en los ámbitos del empleo, la educación y la vivienda debido a su discapacidad mental. 

A muchos se les niega el derecho a votar, a casarse y a tener hijos. En consecuencia, muchas personas con discapacidades mentales viven en una pobreza extrema que, a su vez, afecta a su capacidad para acceder a una atención adecuada, integrarse en la sociedad y recuperarse de su enfermedad.

La convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad, una esperanza para la protección de los derechos

La labor de la OMS se basa en la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.

En 2008 entró en vigor la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. La Convención establece una amplia diversidad de derechos que incluyen, entre otros, los derechos civiles y políticos, el derecho a vivir en la comunidad, la participación e inclusión, la educación, la salud, el empleo y la protección social. 

Su entrada en vigor marca un cambio importante en los esfuerzos por promover, proteger y garantizar el disfrute pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos de las personas con discapacidad mental y física.

Crear mecanismos para evaluar y mejorar las condiciones de los derechos humanos de las personas con problemas de salud mental

Se supone que muchas personas con discapacidades mentales no tienen capacidad para tomar decisiones por sí mismas y, por lo tanto, son internadas y tratadas en instituciones psiquiátricas de manera injustificada y contra su voluntad, donde se les trata de manera en muchos casos inhumana. 

El Proyecto QualityRights de la OMS trabaja para unir y habilitar a las personas para mejorar la calidad de la atención y promover los derechos humanos en los establecimientos de salud mental y los hogares de atención social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *