¿Es bueno o malo las dietas para niños y niñas?

Dietas para niños y niñas

Uno de los aspectos más complejos en la crianza y cuidado de los niños es la alimentación, porque no siempre la nutrición para los niños se basa en los mismos principios que la nutrición para los adultos. 

Porque, aunque, todos necesitan los mismos tipos de nutrientes, como vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas y grasas. Los niños, sin embargo, necesitan diferentes cantidades de nutrientes específicos a diferentes edades.

A continuación se presentan algunos fundamentos de nutrición para niñas y niños de distintas edades, basados en las guías alimentarias para los Estados Unidos, que pudieran adaptarse a diferentes paises y que para algunos son referencia en el estado nutricional de los niños. 

Considere estos alimentos ricos en nutrientes para los niños, como son: 

Las proteínas 

Elegir mariscos, carne magra y aves, huevos, frijoles, guisantes, productos de soja y nueces y semillas sin sal.Teniendo en cuenta que siempre la forma en que se presenten estos alimentos a los niños, determinan que los puedan consumir adecuadamente y sin dificultades. 

Frutas 

Animar a los niños a comer una variedad de frutas frescas, enlatadas, congeladas o secas, en lugar de jugo de fruta. Por ello, si los niños  beben jugo, asegurarse  de que sea 100 por ciento jugo sin azúcares añadidos y limitando las porciones. 

Buscar frutas enlatadas que digan que son ligeras o envasadas en el propio jugo, lo que significa que son bajas en azúcar agregada. Teniendo en cuenta que un cuarto de taza de fruta seca cuenta como una tasa equivalente de fruta. 

Cuando se consumen en exceso, las frutas secas pueden aportar calorías adicionales.

Verduras y hortalizas 

Servir una variedad de vegetales frescos, enlatados, congelados o secos. Intentando proporcionar una variedad de verduras, incluyendo los vegetales verdes, rojos y naranja, frijoles y guisantes, con almidón y otros, cada semana. 

Cuando se seleccione vegetales enlatados o congelados, buscar opciones más bajas en sodio.

Granos

Elegir granos enteros, como pan integral, avena, palomitas de maíz, quinoa, arroz integral o silvestre. Limitar los granos refinados como el pan blanco, la pasta y el arroz.

Lácteos 

Animar a los niños a comer y beber productos lácteos sin grasa o con poca grasa, como leche, yogur, queso o bebidas de soja fortificadas. Tratando de limitar las calorías que  pueden consumir:

Azúcar añadida

Limitar los azúcares añadidos. Los azúcares naturales, como los de la fruta y la leche, no son azúcares añadidos. Algunos ejemplos de azúcares añadidos son el azúcar moreno, el edulcorante de maíz, el jarabe de maíz, la miel y otros.

¿Es bueno o malo las dietas para niños y niñas?

Grasas saturadas y grasas trans

Limitar las grasas saturadas, es decir grasas que provienen principalmente de fuentes de alimentos de origen animal, como las carnes rojas, las aves y los productos lácteos llenos de grasa. 

Buscar formas de sustituir las grasas saturadas por aceites vegetales y de frutos secos, que proporcionan ácidos grasos esenciales y vitamina E. Las grasas más saludables también están presentes de forma natural en las aceitunas, los frutos secos, los aguacates y los mariscos. Por lo tanto, es necesario limitar en los niños las grasas trans evitando los alimentos que contienen aceite parcialmente hidrogenado.

Consejos a seguir para la alimentación de los niños con sobrepeso

Si se tienen niños con sobrepeso, hay muchas acciones que se pueden hacer para ayudar a los niños a tener un peso saludable a medida que crecen. Como padres, a veces puede ser difícil saber si un niño tiene sobrepeso. Es posible que un niño no parezca especialmente pesado para tener sobrepeso.

Por lo tanto, debido a que cada vez hay más niños que pesan más a una edad temprana, la gente se ha  acostumbrado a ver niños más grandes de lo normal.

Las investigaciones demuestran que los niños que logran un peso saludable tienden a estar más en forma, ser más sanos, con mayor capacidad de aprendizaje y más seguros de sí mismos. También es menos probable que tengan baja autoestima o que sean acosados. Y es mucho menos probable que tengan problemas de salud en el futuro.

Como padres, hay muchas decisiones que se pueden hacer para ayudar a los niños a tener un peso más saludable. Porque, conseguir que sean más activos y se alimenten bien es importante.

Formas clave con las que se puede ayudar a los niños  a mantener un peso saludable:

  • Ser un buen modelo a seguir, es decir que también los adultos mantengan un peso saludable, comiendo de manera balanceada. 
  • Animar a los niños a hacer actividad física al menos 60 minutos, y hasta varias horas al día y la semana
  • -Mantener las porciones de alimentos en tamaño infantil, es decir no servir a los niños porciones que son de los adultos, sino adaptadas a la edad y peso. 
  • Comer comidas, bebidas y bocadillos saludables, en lugar de alimentos que solo tienen calorías vacías y les produzcan obesidad, como las papas fritas, las gaseosas, los dulces en grandes cantidades entre otros. 
  • Disciplinarlos con menos tiempo de pantalla y más sueño, es decir que se debe planificar para que los niños vayan a la cama temprano, evitando que pasen hasta altas horas de la noche con video juegos y la televisión. 
  • Una forma de inculcar buenos hábitos en los niños  es ser un buen modelo en hábitos alimentarios, porque los niños aprenden con el ejemplo. Por lo tanto, se puede animar a los niños a ser activos y a comer bien haciéndolo también los adultos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *