Reducir la tensión arterial

Una dieta para reducir la tensión arterial está basada en alimentos libres de grasas y que aporten pocas calorías. En este grupo de alimentos encajan perfectamente las verduras y las hortalizas.

La hipertensión arterial es una enfermedad que afecta a un buen porcentaje de la población adulta (en torno al 25%). Esta enfermedad es un factor de riesgo muy importante a la hora de sufrir enfermedades cardiovasculares, popularmente conocidas como infartos, ataques al corazón o ictus cerebrales.

Dieta para la hipertensión

Un caldo o una sopa de verduras es un excelente entrante tanto en el almuerzo como en la cena. Para elaborar este plato podemos utilizar dos tomates, una zanahoria, medio pepino, medio pimiento rojo o verde, un poco de ajo, una pizca de sal, una cucharada de aceite de oliva y una cuchara de vinagre. Este plato puede tomarse en forma de sopa caliente en los meses de invierno y como sopa fría en los meses de verano.

Un reciente estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición establece que el consumo habitual de estos alimentos en la dieta está directamente relacionado con una reducción de la presión arterial.

Beneficios de una dieta rica en verduras y hortalizas

Los beneficios de las verduras y hortalizas son muchos:

  • Aportan antioxidantes, fibra, vitaminas y minerales como el fósforo, el calcio, el magnesio, el cinc y el hierro.
  • Un caldo o sopa de verduras es un plato muy bajo en calorías: únicamente contiene alrededor de 50 calorías por cada 100 ml. caldo o sopa.
  • Está indicado en cualquier dieta para adelgazar; además, tomado antes de las principales comidas proporciona efecto saciante y ayuda a comer menos.