Qué hacer para adelgazar rápidamente

La clave para adelgazar rápidamente sin esfuerzos y sin sentir hambre está en adoptar unos hábitos de vida sana que nos ayuden a mantener el peso siempre, sin necesidad de realizar dietas.

Repasa los hábitos de vida siguiente y descubrirás qué estás haciendo mal. Simplemente corrigiendo tus errores serás capaz de bajar de peso: sin necesidad de dietas ni privaciones.

1. Desayunar
¿Eres de las/los que se toman un cafecito y salen corriendo? Pues Mejor desayunate una naranja, leche con tus cereales, incluso dos biscotes integrales con café. Así tu cuerpo empezará el día quemando calorías y tú no vas a pasar ningun tipo de hambre ni tampoco llegarás ansiosa/o a la comida. Eso sí, no desayunes mucho dulce, haznos caso.

2. Comer despacio
¡Comer deprisa y de cualquier manera (en la barra del bar o delante del ordenador) dificulta en gran medida tu proceso de digestión. Corres el riesgo de que los alimentos no digieran bien en tu estómago y te sienten muy mal. Por si fuera poco, comer rápido crea la sensación de que estás tomando menos cantidad y, sobre todo de que te llenas mucho menos.

3. Picar entre horas
Nos pasamos la vida pensando que engordaba, y resulta que no !! justo lo contrario. Pues sí, tomar un aperitivo sano cada 3 ó 4 horas te ayudará a combatir la ansiedad y así evitarás ponerte morada a la hora de comer. ¿Nuestra sugerencia? Alguna fruta, unas poquitas de nueces, pasas, pipas sin sal, crudités y una pincho de jamón ibérico.

4. Beber
Cuando tengas sed y cuando no lña tengas, pues también. Ten a mano una botella de agua (mejor si es mineral) e hidrata tu cuerpo de manera constantemente. ¿Un truco para saber si es suficiente? Mirar el color de tu orina. Si es amarilla, sigue bebiendo, ha de ser transparente. ¿ A que funciona ? jeje 😉

5. Modificar tus horarios
Recuerda, hace tiempo que somos europeos. Cena, como ellos, a una hora decente, nada de ponerte morada a comer a las once de la noche e ir a dormir con la panza llena. Es muy malo. Además, cuanto más te muevas tras la cena, más calorías quemarás ya que nuestro cuerpo apenas hace esfuerzo fisico mientras dormimos. Acostumbrate a cenar a las nueve de la noche, o incluso antes, al menos tres horas antes de acostarte. Si después sientes hambre, toma algun tipo de liquido, por ejemplo un vasito de zumo (agua es mejor).