¿Por qué nos gusta correr?

Es sabido que la práctica de ejercicio físico produce una serie de efectos en nuestro cuerpo entre las cuales se encuentra un aumento en la producción de las hormonas del placer: las endorfinas.

La conocida como euforia del atleta es un placer que se obtiene después de hacer ejercicio aeróbico prolongado. Después de practicar ejercicio físico, como correr, el cuerpo libera sustancias que provocan una sensación de euforia. Un estudio reciente comparó esta sensación en humanos y animales tras haber realizado carreras; en los hombres y los perros el aumento de endorfinas fue importante, lo que significa que tenemos un gusto especial por correr.

Beneficios de correr para la salud

Todos sabemos que el ejercicio es saludable, además de que ayuda a prevenir muchas enfermedades. La falta de ejercicio es uno de los principales factores de riesgo del estilo de vida actual. Con el advenimiento de la sociedad industrial, el trabajo muscular del campesino y el artesano se transformó en el del trabajador de la fábrica, en donde la máquina sustituye en parte el esfuerzo muscular.

En la actualidad, el hombre moderno pasa la mayor parte de su tiempo sentado frente a su pantalla del ordenador, sentado en un medio de transporte o delante de su televisión. Sin embargo, nuestro cuerpo está diseñado para moverse: el 50% de nuestro peso corporal es debido a los músculos del cuerpo.

Correr es una actividad física que presenta diversos beneficios para la salud:

  • Correr ayuda a luchar contra la osteoporosis y contribuye a tonificar los músculos.
  • Permite quemar el exceso de grasa y azúcar que estorba en nuestro cuerpo, ayudando así a reducir la obesidad mediante la sustitución de parte de la grasa por músculo de calidad. Quema las grasas, reduce los niveles de colesterol “malo” (LDL y triglicéridos) y aumenta el colesterol “bueno” HDL, protegiendo nuestras arterias y ayudando a retrasar la esclerosis arterial.
  • Se aumenta la frecuencia cardiaca y regula la presión sanguínea, fortaleciendo de esa forma el corazón (el músculo más importante de todos).
  • Correr aumenta la circulación y la ventilación en los bronquios y los pulmones. Es una de las mejores maneras de asegurar un buen drenaje de las secreciones bronquiales y sinusales y luchar contra la obstrucción nasal tan común entre las personas que pasan la mayor parte de su tiempo en habitaciones con calefacción o aire acondicionado.
  • Proporciona un mejor equilibrio nervioso ayudando a luchar contra el estrés y deshacerse de sentimientos negativos.

En definitiva, nos gusta correr porque además de sano es económico y divertido.