Medidas de seguridad para niños

Los niños son seres frágiles que por su inexperiencia y sus ganas de explorar lo que les rodea pueden sufrir muchas lesiones de diversa gravedad. La mayoría de las que se producen en niños menores de 4 años son debidas a accidentes en el hogar.

A pesar de la vulnerabilidad de los niños, existen algunas precauciones y medidas de seguridad que se pueden poner en práctica para disminuir el riesgo de accidentes no sólo en el hogar sino también en los vehículos.

Seguridad para bebés

Las principales medidas de seguridad en el hogar para bebés son:

  • No usar almohadas al menos hasta que cumplan un año, podrían provocarles asfixia.
  • Observar la altura desde el colchón a lo alto de los barrotes de la cuna, pues no debe posibilitar que el niño se asome y caiga de ella.
  • La separación entre los barrotes de la cuna no debe permitir que el niño quepa entre ellos o pueda introducir su cabeza.
  • Los juguetes no deben tener objetos pequeños que se puedan desprender y ser ingeridos por el niño.
  • Evitar que la ropa del bebé tenga lazos, botones, imperdibles o cualquier otro objeto que pudiese resultar peligroso.
  • Controlar que en la cuna no haya ningún objeto sólido que se pueda llevar a la boca como la tuerca de un pendiente, trozos de comida o monedas.
  • Cuidar la temperatura del agua en que se les baña.
  • Mantener la higiene de todo lo que rodea al bebé incluyendo aquellos objetos que le sirven de juego y puede llevarse a la boca.

Seguridad para niños

Las medidas de seguridad en el hogar para niños son las siguientes:

  • Alejar de su alcance todos los productos tóxicos como los medicamentos, los cosméticos o los productos de limpieza.
  • Proteger las escaleras con algún tipo de puerta que les impida el paso.
  • Evitar tener plantas tóxicas o venenosas y plantas con bayas o flores que puedan resultar atractivas para el niño.
  • Alejar de su alcance mecheros, cerillas o cualquier otro producto inflamable.
  • Cuidar que los juguetes no se puedan descomponer en trozos demasiado pequeños o puedan resultar cortantes.
  • Retirar cualquier mueble u objeto cercano a las ventanas, que pueda posibilitar que el niño se asome a ellas.
  • Los mangos y asas de sartenes y cacerolas deben colocarse hacia dentro de manera que no sobresalgan y queden al alcance de los niños.
  • Los enchufes deben protegerse para evitar que introduzcan en ellos los dedos.
  • Cuidar la colocación de algunos electrodomésticos como la plancha mientras se usan, pues si el cable está al alcance del niño puede constituir un peligro.
  • Los balcones, terrazas y ventanas deben estar cerrados por dispositivos no accesibles a los niños.
  • En los balcones y terrazas la separación de los barrotes no debe permitir que el niño quepa entre ellos ni pueda introducir su cabeza.
  • En los balcones y terrazas no debe haber ningún objeto sobre el que el niño pueda elevarse y asomarse.
  • Deben evitarse en lo posible todos los adornos y objetos pesados que puedan ser alcanzados por el niño y ocasionarle algún daño.
  • Los muebles y mesas bajos con esquinas punzantes conviene que sean protegidos.
  • Vigilar que no pueda abrir la puerta de la calle o quedarse encerrado en alguna estancia.

A partir de los 4 años el niño tendrá mayores posibilidades de movimiento y razonamiento. Esto último le ayudará a evitar algunos peligros. Pero, por otra parte, su mayor movilidad, estatura y fuerza le harán más vulnerable a otro tipo de accidentes.

Seguridad en el coche

Actualmente para viajar en los vehículos es obligatorio que los niños vayan situados en unos sillas de coche o elevadores especiales adaptados a su peso, tamaño y edad:

  • Hasta los 2 años : sillas de coche homologadas que se colocan en los asientos traseros o delanteros siempre en sentido contrario a la marcha del vehículo.
  • Hasta los 3 años : sillas homologadas que se colocan en los asientos traseros con la misma orientación que la marcha del vehículo y debidamente amarradas.
  • Hasta los 6 años : sillas que se ajustan con el propio cinturón del vehículo.
  • Hasta los 12 años: elevadores ajustados con los cinturones del propio vehículo. Éstos son obligatorios para todo niño o adulto que no supere 1, 35 metros y válidos para niños y adultos que no midan más de 1, 50 metros.

Observaciones

Según un informe presentado por la Unión Europea la principal causa de muerte infantil entre los 0 y los 14 años son las lesiones causadas por caídas, quemaduras, intoxicaciones, asfixia, ahogamiento y accidentes de tráfico. En estas estadísticas se incluyen los casos de homicidio y suicidio.

De entre todas, la principal causa de muerte son los accidentes de tráfico. Todos estos peligros son causantes además de innumerables lesiones como fracturas y heridas que pueden tener consecuencias de distinta gravedad.