Los albaricoques en la dieta

El albaricoque es una fruta de color naranja brillante que gusta a niños y adultos. Y por una buena razón: el albaricoque no sólo es una fruta deliciosa sino también muy saludable.

Esta fruta contiene en gran número carotenos, muy útil para la visión y para mejorar el aspecto de la piel. La carne del albaricoque contiene azúcar, sacarosa, una pequeña cantidad de ácido salicílico y vitaminas C y B1.

Propiedades de los albaricoques

Los albaricoques frescos o secos muy útiles para las personas que sufren de enfermedades de los riñones y el sistema cardiovascular debido a su alto contenido en potasio. Se sabe que el magnesio y el fósforo, que se encuentran en el albaricoque, ayudan a activar el funcionamiento cerebral. El hierro y el yodo previenen las enfermedades de la tiroides. La pectina ayuda a combatir el colesterol malo en el cuerpo.

El consumo diario de albaricoques le dará más energía y disminuirá la fatiga. Los albaricoques secos se pueden comer durante todo el año, teniendo propiedades parecidas a las de los albaricoques frescos. Por otro lado, las infusiones de albaricoque tienen efecto diurético y son ampliamente utilizadas en el tratamiento de diversas enfermedades de los riñones y el sistema cardiovascular.

El albaricoque en los cosméticos.

La máscara del zumo de albaricoque es adecuada para todo tipo de piel. Humedezca un trapo con zumo de albaricoque fresco y aplíquelo en el rostro limpio. Después de 20 minutos, limpie con un paño de algodón húmedo. También es muy útil para la piel después de una quemadura del sol. La medida se aplicará durante 20-30 minutos en la piel quemada.

En definitiva, el albaricoque no sólo le ayudará a sentirse bien y derrotar muchas enfermedades, sino que también te hace lucir una piel más sana, más joven y más atractiva.