La comida y el estrés: malos compañeros

Problemas de comer con estŕes

Problemas de comer con estŕes

Estamos ansiosos, estresados, pensativos y el refrigerador pareciera que cambiara de tamaño y nos atrajera hacia él y a todos aquellos alimentos que guarda en su interior. Los expertos en el tema afirman que la comida y el estrés están muy relacionados ya que es muy fácil olvidarse de todo, perdiéndose por unos minutos en saborear dulces, frituras o lo que sea que en él se encuentre para aliviar nuestro estrés.

Es casi imposible estar alejados totalmente de situaciones o entornos que no nos alteren o no nos pongan algo intranquilos. Estas situaciones se vuelven detonadoras de crisis nerviosas que intentan suavizarse mediante atracones de comida. Comer para aliviar el estrés nunca será una buena idea, pero en el caso de que te sea muy difícil centrar tu atención en algo más y dejar de lado estos pensamientos, hoy nos proponemos ofrecerte algunas sugerencias que te ayudarán para no caer en este círculo vicioso de estrés – comer – estrés.

Empecemos recomendándote consumir carnes magras y pescado azul, escoge yogures desnatados o leche semidesnatada y, por supuesto muchas frutas y verduras, refrescos light o sin cafeína e infusiones todas las que quieras. Los frutos secos pueden distraerte un poco si lo que quieres es algo dulce o de ser el caso las barritas de regaliz.

Por supuesto, dejar de fumar, ayudándonos de métodos que ya hayan sido probados como los chicles de nicotina o cigarrillos electrónicos de páginas especializadas también nos ayudarán mucho. El sistema nervioso de cada persona es bastante complejo y merece mucho cuidado, así que no es bueno jugar con la salud y pretender que la comida sea una solución anti estrés, ya que por razones obvias poco a poco vas a ir sintiendo los estragos de la sobre alimentación y la falta de energía y vitalidad que esto genera.