Ejercicios para contracturas cervicales

Desde hace algún tiempo se viene recomendando el ejercicio como la mejor solución para los evitar y curar las contracturas cervicales que se produce en la zona del cuello y puede causar dolor en cuello, hombros y espalda.

Gran parte de las contracturas en la zona cervical, hombros y espalda son debidas a una mala postura en el lugar de trabajo. El trapecio, un músculo situado en la zona posterior del cuello y del tronco es muchas veces el músculo más afectado y que origina los dolores.

Qué es una contractura cervical

Mientras trabajamos delante de una pantalla de ordenador, una máquina registradora o simplemente realizando un trabajo manual ya sea de pie o sentados, provocamos contracturas en un músculo o grupo de músculos de la zona de nuestro cuello. La concentración, la tensión o el estrés propio de la actividad profesional agravan el problema ya que no somos conscientes de la mala postura que adoptamos ni de que estamos forzando una zona de nuestro cuerpo mientras trabajamos.

Qué ejercicios están indicados para las contracturas cervicales

Son varias las cosas que se pueden hacer para evitar el dolor y curar las contracturas cervicales aunque como ya se ha indicado los ejercicios ofrecen casi siempre la mejor solución. Pregunta a tu médico o a tu monitor si acudes a un gimnasio qué ejercicios son los más indicados.

  • El calor, ya sea de una manta o esterilla eléctrica, o bien de una piscina de agua caliente, jacuzzi o sauna, alivian el dolor. Incluso una ducha con agua caliente puede hacer desaparecer el dolor.
  • Ejercicios con pesas para trabajar la zona de los deltoides y el dorsal. De esta forma se fortalecen los músculos afectados y los de su alrededor.
  • Realizar ejercicios de estiramientos de los músculos afectados. Los estiramientos casi siempre hacen desaparecer el dolor de manera casi instantánea. Una forma segura y divertida de realizar estiramientos es acudir a un curso de Yoga o Pilates.
  • Busca una posición cómoda al dormir: muchas personas se levantan por la mañana con dolores que son causados al dormir. Lo ideal sería dormir boca arriba ya que si se duerme de lado, podemos hacerlo sobre la zona contracturada. Para muchas personas una solución puede estar en cambiar de almohada, utilizar una almohada pequeña y bajita o incluso dormir sin almohada.
  • Acudir a un fisioterapeuta para descontracturar la zona también puede ayudar. En un principio, se puede realizar una masaje descontracturante cada semana o cada dos semanas para luego realizarlos una vez al mes. Algunos fisioterapuetas aplican corrientes que son también de gran ayuda para algunas personas.

Como se puede observar, no existe una única solución que funcione para todo el mundo y por ello hay que probar diversas alternativas hasta encontrar la que nos funcione: como ocurre a menudo, nosotros mismos nos convertimos en nuestro mejor médico.

Recuerda que el problema del dolor de cervicales está muy extendido en la población y casi siempre es debido a la combinación de trabajo de oficina y estrés. Tomarse la vida con más calma y la ergonomía en el lugar de trabajo juegan un papel muy importante: una correcta postura al utilizar el ordenador o una máquina ayudan a evitar estos problemas.