Ducha de agua fría para adelgazar

Además de mediante una nutrición sana, también es posible hacer uso de una ducha de agua fría para adelgazar. Ello es debido a la reacción que produce el agua fría en la piel.

Ducha fría para bajar de peso

Recientemente se ha comprobado la eficacia de las duchas de agua fría a la hora de bajar de peso. Al comparar dos grandes grupos de atletas irlandeses se encontró lo siguiente: los que han combinado el deporte con duchas de agua fría pesaban menos que los que sólo realizan deporte.

¿El agua fría puede ayudar a perder peso?

La respuesta es sí. Esto es debido a que el agua fría en contacto con la superficie de la piel produce una reducción de los pequeños vasos subcutáneos. Para que el cuerpo no se congele, de da paso a la activación de la circulación sanguínea, incrementando de esa forma el flujo de sangre a la piel y la presión sanguinea. De esta manera, el metabolismo se activa y el cuerpo comienza a quemar una porción adicional de calorías.

Para que el efecto sea eficaz, se puede combinar con la práctica habitual de un deporte o ejercicio físico. El entrenamiento cardiovascular es muy bueno para ser combinado con las duchas de agua fría, aumentando la velocidad de nuestro metabolismo tanto durante el ejercicio como en reposo. Para tomar una ducha fría después de un entrenamiento se recomienda que los músculos necesitan estén relajados (se hayan enfriado) y el cuerpo no muy sudado.

Contraindicaciones de las duchas de agua fría

A pesar de que una ducha de agua fría parece no estar contraindicada, no deben realizarse se se padece trombosis, enfermedades de la sangre o presión arterial alta. Por ello es importante consultar a su médico antes de combinar las duchas de agua fría con el ejercicio físico.

Después de realizar ejercicio y una ducha de agua fría aumenta el apetito; coma un yogur desnatado, una fruta o una infusión.