Dieta para mujeres de más de 50 años

Los expertos en salud recomiendan adecuar la dieta a la edad para llegar a la madurez con plenitud, ya que a medida que pasan los años nuestro cuerpo gana peso sin darnos cuenta.

Comparado con otros grupos de edad, los adultos de entre 40 y 59 años son los más propensos a ganar peso. Uno de los motivos es la paulatina pérdida de masa muscular a medida que envejecemos. Además los niveles hormonales de nuestro cuerpo son diferentes, lo que hace que el peso se distribuya alrededor del abdomen. Por si fuera poco, tomar medicamentos habituales a estas edades (como por ejemplo para combatir la artritis) suele suponer también un aumento de peso. 

Mantener el peso toda la vida

Los suguientes consejos nos ayudarán a mantener el peso sin grandes esfuerzos:

  • Vigilar la dieta: el consumo de calorías (la cantidad de comida que tomamos) debe descender ya que las necesidades son menores. Utilizar una vez por semana una pesa para controlar el peso.
  • Aumentar el consumo de calcio: a partir de los 30 años nuestro cuerpo empieza a perder masa ósea. Consumir yogures y quesos descremados (no magros) ayuda a combatir la osteoporosis.
  • Tomar el sol: el sol es una fuente importante de vitamina D. La vitamina D es necesaria para que nuestro organismo pueda absober el calcio de los alimentos.
  • Nutrientes de calidad: algunos alimentos como el pan integral, las legumbres, las frutas y las verduras, contienen los nutrientes necesarios para nuestro cuerpo y pocas de las calorías no necesarias.
  • Especias, hierbas y condimentos: al envejecer los sentidos del gusto y el olfato van disminuyendo. Las especias, las hierbas y los condimentos como el tomillo, la pimienta, el laurel, el clavo, la albahaca, … dan color e intensifican los aromas de los platos. Además, contiene antioxidantes muy beneficiosos para el organismo.