Dieta disociada para adelgazar

Una dieta disociada para adelgazar, diseñada originalmente a principios del siglo XX por un médico estadounidense, puede ayudarle a perder kilos además de iniciar un proceso natural de curación de diversos trastornos.

La dieta disociada establece que ciertos problemas de nuestro cuerpo, como la artritis, ciertas alergias y algunas enfermedades de la piel, se deben a los desequilibrios causados por el consumo excesivo de proteínas e hidratos de carbono. Igualmente, otros problemas causados por este hecho son el estreñimiento y algunos problemas digestivos. Esta dieta considera necesario que las proteínas y los carbohidratos no sean consumidos al mismo tiempo ya que requieren diferentes procesos digestivos.

Funcionamiento de la dieta disociada para adelgazar

Debemos recordar que el tracto digestivo humano es capaz de digerir las dos sustancias a la vez también debido a que el estómago produce jugos gástricos necesarios para una buena digestión de las proteínas y el intestino delgado produce jugos alcalinos necesarios para la correcta digestión de los hidratos de carbono.

Sin embargo, deben establecerse ciertas reglas para que una dieta sea realmente disociada y podamos beneficiarnos de sus virtudes, además de ayudarnos a adelgazar:

  • Las verduras, las ensaladas y las frutas son el alimento básico de cualquier dieta
  • Los carbohidratos (pan, pasta, arroz, cereales) se deben comer con las proteínas y frutas ácidas.
  • Las proteínas, los carbohidratos y las grasas deben consumirse en cantidades más pequeñas que en una dieta normal.

Pero el factor el más importante de la dieta disociada es a no mezclar la comida entre ellos.

Menú de una dieta disociada

A continuación puede ver un ejemplo de una dieta disociada que cumple los puntos anteriores.

  • El desayuno debe ser alcalino, rico en frutas frescas, frutos secos acompañados de un yogurt natural o mixto, un té de hierbas o zumos  de fruta.
  • El almuerzo debe contener proteínas provinientes de carne, pescado, huevos o queso; las proteínas se acompañan de una ensalada o verduras cocidas, una manzana o una naranja.
  • La cena debe ser rica en almidón (legumbres, verduras, pan y arroz). Patata al horno con mantequilla, verduras cocidas o ensalada, pan y fruta fresca de postre.