Consejos para bajar de peso

Para aquellas personas que quieren bajar de peso y disfrutar de una mejor salud, ofrecemos una lista de consejos con los que lograr la ansiada pérdida de peso sin necesidad de hacer dieta o gastar dinero en costosos productos para adelgazar.

  • Debemos restar más atención a la comida. Reserve al menos 15 minutos para comer, masticando los alimentos lentamente y saboreando los platos.
  • Coma siempre en la mesa, aunque sea un simple aperitivo. Procure no picar mientras prepara las comidas o meriendas.
  • Establezca horarios para hacer sus comidas y no salte ninguna comida al día.
  • Debemos hacer de 5 a 6 comidas al día (desayuno, tentempié a media mañana, almuerzo, merienda y cena), pero sin exagerar en cantidades. Los bocados a media mañana y durante la merienda deben ser pequeños; por ejemplo, 1 taza de leche, 1 fruta, 1 trozo pequeño de queso con bajo contenido de grasa, 2 galletas integrales,…
  • No salgas de casa sin comer un buen desayuno.
  • No estar más de 4 horas sin comer.
  • No comer mientras se lee, ve la televisión o se trabaja.
  • Deje los cubiertos sobre la mesa descansando entre uno y otro bocado, masticando bien los alimentos.
  • Evite comer solo y en lugares con mucho ruido.
  • Evitar comer cualquier cosa en cualquier momento simplemente porque los demás están comiendo o lo invitan a comer juntos.
  • Pensar e identificar los factores que nos hacen comer en exceso y fuera de tiempo.
  • Pésese cada 15 días y anote su peso. Si es posible, mantenga una tabla de su peso a lo largo del tiempo.
  • Acostúmbrese a leer las etiquetas de los alimentos y a entenderlas. Mire las calorías por porción y el tipo de grasa. Evite alimentos altos en calorías o grasas saturadas.
  • Después de la cena, esperar por lo menos media hora antes de acostarse.
  • A la hora de comer, elija siempre frutas, postres caseros, verduras, carnes sin grasa, pan y yogur.
  • Evite usar demasiada sal; la sal puede causar retención de líquidos. Trate de cocinar con hierbas y especias como el orégano, el romero, el perejil y la pimienta roja.
  • Si le apetece comer un alimento con muchas calorías, trate de comer sólo la mitad de la porción a la que está acostumbrado.
  • Pruebe a sustituir un postre dulce y rico en calorías por una pieza fruta. La fruta aporta más fibra, vitaminas y minerales, tiene poca grasa, pocas calorías y por tanto engorda menos. Trate de resistir los deseos que le llevan a consumir un exceso de calorías.
  • En la preparación de la carne, asegúrese de que quitar la grasa antes de cocinar.
  • Evite el consumo de alimentos refinados (bollería y galletas hechas con harina blanca). Estas grasas se absorben rápidamente en el cuerpo estimulando al páncreas a liberar demasiada insulina lo que puede contribuir a la acumulación de grasa.
  • Trate de beber café, té e infusiones sin azúcar. Puede añadir leche desnatada o zumo natural de frutas para mejorar el sabor de sus bebidas.
  • Tenga siempre a mano recetas sanas y bajas en calorías; anímese a cocinarlas en su casa. Prefiera los alimentos ecológicos ya que son más sanos (sin pesticidas) y nutritivos.
  • Incluya todos los días verduras y hortalizas en sus comidas. Pueden acompañar sus platos en el almuerzo y la cena. Y acostúmbrese a comer fruta todos los días.
  • Pruebe a comer por lo menos un día a la semana sin carne. Puede optar por el pescado, sopas, legumbres, platos de pasta o arroz con verduras.
  • Evite los excesos cuando se come fuera de casa. En un restaurante siempre puede optar por platos hervidos, pedir ensaladas y comer muy poca carne. Y recuerde que la bebida adelgazante por excelencia es el agua. Evite el alcohol, ya que son altos en calorías y bajos en nutrientes.
  • Otra opción antes de ir a cenar o ir a una fiesta, es hacer un simple aperitivo en casa, como 1 taza de leche descremada, 1 1 fruta o 1 yogur, por ejemplo; de esa forma comerá menos.
  • Evite salsas y aderezos ricos en calorías. Elija el aceite de oliva como principal fuente de grasa de su comida. Se puede usar para dar sabor a las ensaladas, cocinar, hacer pasteles y panes ligeros. Siempre es preferible el aceite de oliva virgen que es el que tiene las mejores propiedades para la salud.
  • Trate de llevar una vida menos sedentaria: pruebe a subir unos peldaños de escaleras cada día, ir caminando a la panadería o hacer las compras, pasear al perro, lavar el coche, ir a buscar a los niños a la escuela caminando, cuidar de su jardín, … En definitiva, sea creativo y procure llevar una vida físicamente más activa. El mejor consejo de salud: ¡trate de caminar más!.

Una vida sana para vivir más y mejor

Recuerde los beneficios del ejercicio que no se limitan sólo al gasto de calorías. Conozca el gasto calórico de cada tipo de ejercicio y elija un deporte que se adapte a usted, preferiblemente con la orientación profesional en un gimnasio o de un coach deportivo. También puede buscar un grupo de amigos a los que les gusta caminar o realizar alguna actividad física. Recuerde dar más importancia a su comportamiento y su estilo de vida que a su peso.

Si lee un poco sobre la obesidad aprenderá a diferenciar el hambre de la gula. Tenga en cuenta que el peso ideal es aquel que se puede alcanzar mediante una dieta saludable; no acepte presiones para comer más o menos de lo que su cuerpo requiere.
Comparta con su familia, amigos y compañeros de trabajo su meta de tener un estilo de vida saludable y perder peso. Trate de involucrarles y darles consejos y recetas sabrosas, saludables y bajas en calorías.

Recuerde siempre que lo más importante es cambiar su estilo de vida porque los malos hábitos contribuyen a aumentar de peso. Por último, no se dé por vencido en su objetivo cada vez que engorde un poco. Es normal variar de peso especialmente en determinadas épocas del año; simplemente esfuércese por eliminar los kilos cogidos de nuevo.