Causas del estrés emocional

El estrés no siempre es debido al trabajo. Aunque el estrés laboral es muy habitual en nuestros días, también lo es el estrés emocional causado por sucesos cotidianos que nos producen preocupación.

La relación entre el trabajo y acciones cotidianas como pueden ser el lugar de residencia, la situación económica, el nivel de vida de nuestra familia, los amigos o el estatus social, pueden influir y causar estrés emocional. Además, estos factores generan mayor o menor estrés dependiendo de si son temporales o estables. No es lo mismo soportar un nivel alto de ruido durante un fin de semana porque se celebra una fiesta que el martilleo de unas obras que duran varios meses.

Del mismo modo, la importancia que cada persona otorga a estos sucesos cotidianos determina al grado de preocupación que le pueden ocasionar. Por ejemplo, la falta de orden puede ser un elemento estresante en el hogar si uno de los miembros de la familia lo considera imprescindible para la convivencia y el otro no se preocupa en absoluto por él.

Situaciones que pueden generar estrés

  • La familia. La familia aporta seguridad, apoyo, estabilidad, felicidad, etcétera, pero los problemas de algún miembro de la familia o las tensiones internas generan mucho estrés. Por ejemplo, las enfermedades de los niños hacen que los padres no puedan descansar lo suficiente para afrontar una nueva jornada laboral con un nivel de rendimiento óptimo.
  • Cambio de residencia. El cambio de residencia debido a un traslado laboral o circunstancias personales obliga a adaptarse a una nueva situación: vecinos, lugares de compra, idioma, etcétera. Todo ello puede provocar estrés hasta que las personas logran adaptarse.
  • Problemas económicos. Los problemas económicos guardan una alta relación con el estrés hasta el punto de llegar a provocar dolencias físicas y enfermedades. Además, si una persona se ve con dificultades para afrontar sus gastos puede recurrir al pluriempleo o hacer horas extras, lo que le va a provocar una disminución de su calidad de vida, mayor fatiga física y agotamiento.
  • Grupo de referencia. Pertenecer a una minoría étnica, religiosa, social o cultural puede provocar estrés, tanto en el ambiente laboral como en la vida personal. Por ejemplo, en sectores profesionales tradicionalmente masculinos como puede ser en la construcción, las mujeres que trabajan en empresas del sector se pueden sentir comparadas continuamente con sus compañeros y tienen que demostrar constantemente su capacidad lo que puede provocar la aparición del estrés.
  • Toma de decisiones a nivel personal y familiar. Decisiones cotidianas que consideremos de importancia pueden provocar situaciones de estrés: elegir un seguro, un colegio para los niños, cambiar de trabajo, comprar una casa, etcétera.

¿Es lo mismo estrés y ansiedad?

Solemos confundir los términos estrés y ansiedad ya que ambos producen una misma respuesta del organismo. Aunque, cuando están presentes en niveles bajos, sus efectos son diferentes: los efectos del estrés son fisiológicos mientras que los efectos de la ansiedad son cognitivos y pueden llegar a provocar una respuesta física en el organismo.