Beneficios de los productos lácteos

Los derivados y productos lácteos (leche, yogur, queso …) y la leche entera en especial, son una buena fuente de calcio, proteínas de alta calidad, vitamina B2 o riboflavina, retinol y vitamina D.

La leche desnatada tiene menos grasa y menos calorías, pero también menos vitaminas liposolubles (retinol y vitamina D). Por eso algunas marcas comercializan leche desnatada fortificada con estas vitaminas.

Propiedades de la leche

La leche es un alimento muy completo ya que contiene casi todos los nutrientes esenciales para los seres humanos. Sin embargo, su contenido en vitamina C, fibra y hierro es escaso. La leche tiene un alto porcentaje de agua (88%) y puede contribuir significativamente a una alimentación líquida. El aporte energético cuando se trata de leche entera es de sólo 65 kilocalorías por 100 ml de leche.

El valor nutritivo de la leche (200 ml de leche entera) sería el siguiente:

  • 130 calorías
  • 6,6 g de proteínas
  • 7,4 g de grasa
  • 10 g de hidratos de carbono
  • 242 mg de calcio
  • 0,36 mg de vitamina B2
  • 70 mg de retinol

Por su parte, el yogur tiene un valor nutricional similar al de la leche, excepto el azúcar o grasa u otros componentes añadidos: frutas, frutos secos, muesli, etcétera, que aumentan sus niveles de energía y calorías. El queso también puede forma parte del desayuno; sin embargo, hay que vigilar su contenido en materia grasa.

El calcio

Para muchas personas, el consumo de leche (la principal fuente de calcio) está asociado con el desayuno. En caso de que el aporte de leche y productos lácteos sea insuficiente, se puede producir carencias que pueden afectar a la salud (trastornos del crecimiento, osteoporosis, etc.)

En definitiva, los productos lácteos proporcionan cantidades significativas de proteína, calcio, fósforo, riboflavina y retinol, además de en menor medida tiamina, ácido fólico, niacina, vitamina B12, D, magnesio y zinc.