Aprender a comer

Comer sin horarios y entre horas supone una alteración de los biorritmos que tiene como consecuencia una mayor obesidad, a igualdad de calorías consumidas. Si a eso se suma que si comemos “a capricho” es más fácil ingerir una mayor cantidad de alimento, se entiende la importancia de cumplir los horarios a la hora de comer.

Cinco comidas al día

Los nutricionistas recomiendan repartir la ingesta de alimentos en cinco comidas al día. Tres comidas principales: desayuno, almuerzo y cena. Y dos comidas ligeras: tentempié a media mañana y merienda. De esa forma, se logra mantener el metabolismo activo y además se evita llegar con demasiada hambre a la siguiente comida; es decir, se ayuda a evitar los atracones de comida.

La dieta durante el fin de semana

Es muy común que los fines de semana nos permitamos comer o beber de más. Esto se debe a que normalmente son días de hacer actividades distintas a las que hacemos durante la semana, además de vernos con familia o amigos y tener más tiempo ocioso. Todo eso hace que sea difícil llevar una dieta un sábado o domingo, pero mucha gente luego siente culpa el lunes, al comenzar la semana, y quiere adelgazar.

Antes que nada, será importante tener en cuenta que, como siempre, la moderación es la clave. Incluso siguiendo alguna dieta estricta, el fin de semana es posible permitirse algún gusto pero nunca exagerando. En lugar de obsesionarse con cuántas calorías tiene el sushio si los fideos engordano no, permitirse pasarla bien sabiendo que se debe ser moderado.

El lunes, al comenzar la semana, vamos a querer continuar con el plan de adelgazar, así que será esencial tener en cuenta algunas cosas:

  • Primero que nada será necesario "deshincharse". Es normal que luego de comer o beber cantidades por encima de lo que nuestro cuerpo acostumbra nos veamos más hinchados que de costumbre. Para pasar esta primer etapa, lo ideal será consumir mucho líquido (agua o jugos naturales, preferentemente) y consumir alimentos bien livianos como frutas u hortalizas. Evitar las grasas saturadas (carnes rojas o frituras, por ejemplo) y el exceso de hidratos de carbono(panes o pastas, por ejemplo).
  • Habiendo devuelto a nuestro estómago su tamaño habitual y habiendo también eliminado del sistema los excesos del fin de semana, queda concentrarse en continuar una dieta sana. Recordar por ejemplo que el te verde es bueno para adelgazary los beneficios del tomate. Será de gran utilidad seguir algunos consejos para consumir menos grasas.
  • Hacer ejercicio, ya que es una excelente forma no sólo de quemar grasas, un punto clave para adelgazar, sino que además ayudará a reducir el colesterol y sentirnos mejor y con más energía. Pueden ser algunos ejercicios caseros de pilatesu otras actividades más intensas.