Adelgazar en primavera

En invierno, la grasa se acumula irremediablemente en la cintura y las caderas. ¡Pero hay que perder los kilos antes del verano! Por ello la primavera es buena época para empezar a adelgazar.

¿Qué alimentos aceleran el metabolismo en la primavera?

Una buena idea para bajar de peso es comer alimentos que aceleran el metabolismo. La carne magra contiene el aminoácido L-carnitina, una sustancia que ayuda a transformar la grasa en energía. Existen también alimentos como los cítricos que contienen flavonoides; los flavonoides promueven el uso de ácidos grasos libres y ayudan a eliminar el exceso de peso. Además, el té verde contiene polifenoles que tienen un efecto quemagrasas.

¿Qué alimentos son malos para nuestra figura?

Una dieta equilibrada es la clave no sólo para una buena figura sino también para sentirse bien. El primer paso es eliminar los malos hábitos de vida y los alimentos nocivos para el cuerpo:

  • El exceso de grasa: mayonesa, mantequilla, carnes grasas, alimentos fritos, quesos grasos y los productos lácteos.
  • Dulces y alimentos con almidón: pan, pasteles, tortas, galletas, patatas fritas, chocolate, azúcar.
  • La comida rápida: albóndigas, salchichas, embutidos, alimentos enlatados, hamburguesas, pizza.
  • Las bebidas: gaseosas dulces, colas, batidos de leche, zumos envasados y alcohol.

Una dieta rápida para adelgazar puede provocar estrés en el cuerpo y deficiencias nutricionales: el cuerpo no recibe los nutrientes y minerales necesarios para que funcione correctamente. Además, puede retardar el metabolismo y producir trastornos importantes en nuestra salud. Por ello, la mejor dieta para adelgazar antes de verano debe iniciarse ya en primavera.

Cómo repartir las comida a lo largo del día

Coma 3-5 veces al día en pequeñas porciones: una dieta regular mejora la digestión. Trate de comer la mayor cantidad de alimentos del día antes de las 18:00 horas. Nuestro biorritmo diario está dispuesto de manera que después de las 18:00 horas el cuerpo comienza a prepararse para la cama, el metabolismo se hace más lento y se corre el riesgo de que la cena se acumula en forma de grasa.

Debemos comer cereales y fruta en el desayuno: son alimentos ricos en vitaminas e hidratos de carbono que nos proporcionan energía y fuerza. En el almuerzo, debe darse preferencia a las verduras, el pescado o la carne magra. La cena debe ser ligera, las verduras hervidas o al vapor son sin duda la mejor cena.

Trate de beber sólo agua, alrededor de 2 litros al día. Coma más frutas y verduras – no son sólo ricas en vitaminas y minerales: también contienen una gran cantidad de fibra, que mejora la digestión, elimina las toxinas del cuerpo y ayudan a reducir el peso.