La muerte súbita del lactante

Muerte subitaLa muerte súbita o muerte repentina del lactante ocurre por lo general en los bebés de dos a cuatro meses de edad.

Se trata de un hecho poco habitual pero trágico que todavía no tiene una explicación por parte de la comunidad científica internacional en el que el bebé deja de respirar mientras se encuentra dormido.

 

Algunos expertos consideran que la posición del bebé al dormir puede estar relacionada con los casos de muerte súbita.

Diversos estudios indican que acostar el bebé boca abajo multiplica los riesgos hasta 9 veces por lo que se recomienda siempre acostar al bebé boca arriba.

Otros estudios ponen de manifiesto que exponer a los bebés al humo del tabaco y a la nicotina es extremadamente peligroso, por lo que se aconseja tanto al padre como a la madre que no fumen durante el embarazo.

Tampoco es aconsejable que el bebé duerma en la cama de un adulto ya que corre el peligro de quedarse atrapado entre las sábanas, las almohadas o entre la cama y la pared. Un bebé de menos de ocho meses no sabe darse la vuelta ni reaccionar si está en peligro de asfixiarse, por lo que debe dormir sólo en su propia cuna o cama y siempre boca arriba.

En resumen, estos son los principales consejos para evitar los riesgos de muerte súbita:

  1. no fumar durante el embarazo y evitar fumar cerca del bebé
  2. acostar siempre al bebé boca arriba
  3. asegurarse de que la cuna y la habitación del tenga bebé estén bien ventiladas
  4. el bebé debe dormir sólo en su propia cama