Evitar la asfixia

Evitar la asfixiaUno de los accidentes más comunes entre los niños es la obstrucción de las vías respiratorias o asfixia infantil.

Se trata de un accidente más habitual de lo que muchos pensamos. Muchos de los alimentos que consumimos en casa son potencialmente peligrosos aunque no percibimimos el peligro ya que no reprentan peligro alguno para los adultos.

 

 

Damos una serie de recomendaciones para evitar posibles situaciones de asfixia en los niños:

  • acostumbrar al niño a comer sentado para que coma despacio y mastique bien los alimentos; muchas veces, el niño come jugando o corriendo lo que hace que no mastique los alimentos correctamente y los trague sin más
  • varios expertos consideran que son los alimentos redondeados los que representan mayor peligro; evitar dar este tipo de alimentos los niños menores de 4 años: uvas, cacahuetes, caramelos, …
  • igualmente, evitar que los niños jueguen con objetos peligrosos como canicas o tapones de bolígrafo; vigilar también que sus juguetes no tengan piezas pequeñas que puedan desprenderse
  • evitar vestir a los niños con ropas que tengan adornos alrededor del cuello; tampoco son recomendables los collares, cordones o las cadenas, ni siquiera las de los chupetes

 

Qué hacer en caso de asfixia

Si el bebé es menor de 12 meses, colóquelo estirado boca abajo en su regazo, procurando que su cabeza quede de lado y más abajo que su tronco; darle palmadas en la espalda hasta que expulse el objeto o alimento con el que se ha atragantado.

Si el niño es mayor, debe realizar la maniobra de Heimlich, al igual que se haría en un adulto: ejercer presión en la parte inferior del diafragma utilizando ambas manos, con el objetivo de que el aire de los pulmones expulse el objeto que bloquea la tráquea.