La infidelidad en la pareja

La infidelidad en la pareja

La infidelidad en la pareja

A pesar de que se asocia la infidelidad del hombre con las relaciones sexuales y la de la mujer con la búsqueda de afecto, la realidad de una infidelidad en la pareja no es tan sencilla.

La infidelidad dura entre unos meses y los dos años. Después de este plazo, la relación de pareja se rompe por una confesión o por ser descubierto el engaño. A partir de este momento las dos partes son víctimas ya que la infidelidad esconde algún problema, algo que no funcionaba dentro de la pareja. En muchas ocasiones, el adúltero busca reafirmar su amor propio mediante el adulterio.

Motivos de la infidelidad

Existen diversas causas que conducen a la infidelidad:

  • Falta de atención. Cuando la comunicación se limita a evitar conflictos se acaba limitado la comunicación, no se abordan los problemas ni se resuelven las diferencias. En estos casos, iniciar una nueva relación esconde casi siempre obtener la atención del cónyuge.
  • Problemas en las relaciones sexuales. Este tipo de infidelidad responde a problemas en las relaciones sexuales tras años de convivencia en pareja. Buscar una relación sexual fuera de la pareja esconde un gran dolor y miedo.
  • Búsqueda de reconocimiento social y amor propio. La infidelidad responde en este caso a las necesidades emocionales de ganar batallas, conquistar y recibir amor llegando incluso al caso de buscar el reconocimiento público a través de las conquistas sexuales. El infiel o ambos cónyuges son narcisistas. La infidelidad de los hombres responde con frecuencia a este tipo: jactarse de muchas relaciones es considerado en ocasiones muestra de masculinidad.
  • Aburrimiento o vacío interior. Tras años de matrimonio, una persona puede sentirse vacía y frustrada, culpa de ello al matrimonio y busca empezar una nueva relación que piensa puede llenarle la vida.

La separación y los niños

A pesar de que los adultos hayan decidido poner fin a su matrimonio de mutuo acuerdo, la separación de los padres nunca es fácil para los niños.

Es difícil saber cómo van a reaccionar los hijos porque cada niño es diferente. Hasta los 4 o 5 años no son del todo conscientes de que sus padres han decidido poner fin a su convivencia.

Consecuencias del divorcio en los hijos

Muchos niños llegan a pensar que son ellos la causa del divorcio de sus padres. Otros buscan explicaciones y se empeñan en reconciliar a sus padres para que estén de nuevo juntos. Por ello, es importante hablar con los hijos y explicarles que la decisión la han tomado los padres y nada tiene que ver con ellos.

Si bien parece demostrado que los niños tienen más dificultades que las niñas en adaptarse a la nueva situación, los cambios para todos son inevitables: cambio de domicilio o de colegio, dificultades económicas, nuevas situaciones familiares, … que en ocasiones tendrán como consecuencia baja autoestima, irritabilidad, ansiedad o inseguridad. En el caso de los adolescentes, es habitual que tiendan a culpabilizar del divorcio a uno de sus padres.

Recomendaciones

El miembro de la pareja que ha abandonado el hogar debe estar en contacto frecuente con los niños con el objeto de fortalecer los vínculos y ayudar a los niños a quitarse el miedo a quedarse sólos. Cabe destacar todo lo relacionado con el ámbito del colegio: compartir actividades, reuniones de padres, eventos deportivos, …. les da seguridad y disminuye su ansiedad.

Igualmente, tampoco les gusta sentirse en medio. Por ello los padres deben evitar utilizar a los hijos para indagar aspectos de la vida de su anterior pareja o tomar partido por uno de ellos. Y por supuesto, evitar las discusiones conyugales en presencia de los hijos.