La epidural

anestesia epiduralLa epidural es la técnica más conocida para aliviar el dolor de las contracciones durante el parto. Consiste en una anestesia que se administra en la zona lumbar de la espalda.

 

Normalmente el efecto de la anestesia se nota al cabao de unos minutos y su acción es gradual porque tiene que alcanzar distintas zonas del cuerpo.

 

Las principales ventajas de la anestesia epidural son las siguientes:

  • permite la participación activa de la madre durante el parto aliviando el dolor pero sin bloquear ninguna de las facultades mentales

  • evita la necesidad de aplicar otro anestésico en caso de requerirse una episiotomía

  • si el parto se complicase y fuese necesario recurrir a la cesárea, el anestesista suele emplear el mismo catéter de la epidural para administrar una cantidad de anestesia mayor

Actualmente se aplica en alrededor del 80 % de los partos normales, provocando a veces dolor de cabeza a la madre o un ligero malestar posterior. Algunos detractores de la epidural opinan que la madre pierde la capacidad de empujar llegado el momento haciendo necesario utilizar fórceps para extraer el bebé.

En cualquier caso, la inyección epidural es una decisión personal que cada mujer debe tomar por sí misma, conociendo los riesgos y beneficios de esta opción. Al tratarse de un tipo de anestesia, la futura mamá debe realizar una serie de análisis específicos antes del parto.