¿Qué está permitido beber en una dieta?

Cuando se está dieta, la bebida recomendada para bajar de peso es el agua ya sea con gas o sin gas. Beber otros productos como zumos o refrescos puede influir en la pérdida de peso.

Además, existen ciertas reglas como las que presentamos a continuación, importantes para que la dieta sea eficaz.

La cantidad de líquido debe ser no menos de 1,5 a 2 litros por día. En general, se puede fácilmente absorber esta cantidad. La bebida adelgazante por excelencia es el agua: refrescos, gaseosas y zumos envasados son perjudiciales para su dieta ya que contienen azúcar y calorías. El agua sin embaro, no contiene calorías, no engorda y calma la sed.

¿Se debe beber antes de las comidas?

Muchos nutricionistas recomiendan lo siguiente: beber antes de comer y no después. Lo que se pretende es beber un vaso de agua 15 minutos antes del desayuno, almuerzo o cena, con el objetivo de conseguir una sensación de saciedad que ayude a comer menos. Beber agua mineral es lo recomendable. El agua mineral ayuda a diversos órganos, entre los que destacan el estómago, los intestinos, el hígado y el páncreas.

Beber agua con limón

Se puede beber agua con limón en lugar de agua. En primer lugar, es una fuente excelente de vitamina C; y en segundo lugar, el limón ayuda a promover la buena digestión y la limpieza de colon. Muchas personas a dieta beben un vaso de agua con limón por la mañana todos los días y aseguran que es el secreto para sentirse feliz y lleno de energía.

Beber zumos de fruta fresca estando a dieta

El zumo de frutas debe ser recién exprimido sin duda, pero se debe consumir no más tarde de 10 minutos después de exprimir para que de esa forma conserve todos los nutrientes. El valor de los zumos está en sus hidratos de carbono digeribles – glucosa, fructosa, sacarosa y otros, en sus vitaminas, minerales y pectina. Especialmente recomendable es el zumo con la pulpa de la fruta, para de esa forma aprovechar al máximo la fibra y la pectina.

Los zumos frescos tienen un sabor indescriptible y no contienen más azúcar que el propio de la fruta. Durante una dieta se recomiendan zumos de manzana, zanahorias, naranjas, granadas, cerezas, piña, repollo, apio. Pero recuerde que un vaso de zumo siempre contendrá más calorías que un vaso de agua.