Primeros días del bebé

Bebe primeros diasMientras la madre se recupera del trabajo del parto, se identifica al bebé mediante un brazalete, se realiza un lavado cutáneo de la piel del bebé para eliminar las secreciones mucos sanguinolentos del canal del parto y un lavado gástrico por si el bebé ha tragado dichas secreciones.

Actualmente se intenta que el bebé esté de inmediato con su madre ya que el contacto precoz madre-hijo favorece el desarrollo psicológico del niño y fomenta la lactancia natural.

En la clínica o maternidad, se continuará observando el desarrollo del bebé y se adoptan una serie de medidas tales como:

  • La instilación de un colirio antibiótico para prevenir la oftalmia gonocócica
  • Administración de vitamina K intramuscular, para prevenir la enfermedad hemorrágica del recién nacido
  • Administración de la primera dosis de vacuna contra la hepatitis
  • Observaciones generales: normalidad respiratoria y cardiaca, el tono muscular, la coloración cutáneo mucosa, las reacciones frente a estímulos ambientales, …
  • La eliminación del meconio (primeras heces del recién nacido)
  • Comprobar la normalidad en la micción, en la succión, deglución y tolerancia digestiva

A pesar de que suele decirse que el recién nacido duerme aproximadamente 20 horas al día y sólo se despierta cuando está hambriento o sus pañales están húmedos, en muchos casos esto no es así.

La primera noche suele ser muy tranquila y el bebé suele dormir plácidamente. Pero a partir del segundo día, el bebé puede llorar a menudo sin necesidad de tener hambre o tener sus pañales húmedos. El llanto puede aparecer tanto de día como por la noche, ya que los ciclos de un bebé son distintos a los de los adultos. La llegada de un bebé necesita una adaptación de la pareja a esta nueva situación.

Tras el nacimiento, el bebé inicia su desarrollo en el que va a ser absolutamente dependiente de sus padres para satisfacer todas sus necesidades, en particular una correcta alimentación, higiene y afecto para un desarrollo sano y feliz.

El llanto del bebé tiene la función de conseguir que sus necesidades sean atendidas. Los padres deben responder a esta llamada prestando las atenciones afectivas pertinentes.

A partir de unas pocas semanas, el bebé muestra su satisfacción mediante la sonrisa, tanto cuando duerme tranquilo como cuando responde a los estímulos táctiles o sonidos que le son familiares.