Dejar de fumar ¿engorda?

La pregunta sobre si dejar de fumar engorda o no es una de las clásicas para aquellas personas que han decidido quitar el tabaco de sus vidas.

Aunque no todas las personas engordan después de dejar de fumar sí que es cierto que casi el 60% aumenta de peso.

Los factores que hacen que se gane peso después de dejar de fumar son los siguientes:

  • Es conocido que la nicotina acelera el metabolismo; cuando se deja de fumar el metabolismo se vuelve más lento, provocando que los alimentos consumidos tarden más tiempo en convertirse en energía.
  • La ansiedad que puede producir deja de fumar es la causa de sustituir el tabaco por comida o dulces.

Para dejar de fumar sin engordar solo hay que seguir estos consejos:

  • Aumentar la cantidad de ejercicio físico ayudará a compensar los cambios en el metabolismo, quemar calorías y además a expulsar la nicotina de nuestro cuerpo.
  • Seguir algún método de relajación y meditación, como el yoga o Pilates, ayudará también a luchar contra la ansiedad.
  • Por último seguir una dieta sin grasas, embutidos y dulces, y priorizando la ingesta de frutas que son ricos en vitaminas, minearales y antioxidantes. No olvidar beber al menos dos litros de agua al día: ayudará a calmar la ansieda, eliminando toxinas y mejorando la hidratación de la piel.