Repisas flotantes

Repisas flotantes

Repisas flotantes

Las repisas de madera flotantes están muy de moda. Son bonitas visualmente por su efecto etéreo: parecen suspendidas sobre la pared con una sensación óptica como si flotaran. El truco está en los anclajes ocultos de la pared.

Sin embargo, el problema está en cómo fijarlas correctamente a la pared: los anclajes deben quedar perfectamente ocultos y alineados. Y resulta más difícil de lo que en un principio pudiera parecer. Existen distintas formas para instalarlas, pero una de las más comunes es fijarlas a la pared con un riel. En el riel se fijan fijan unas varillas o cuñas expansivas dentro de la pared.

¿Cuánto peso soporta una repisa?

Es importante saber de antemano el peso que soportará la repisa. Si en la repisa vamos a apoyar objetos de decoración ligeros o macetas, en principio no deberíamos de tener ningún problema. Para libros u otros objetos más pesados tenemos que asegurarnos de que dispondemos de los sistemas de sujeción adecuados.

Un truco habitual para estas repisas que van a soportar más peso es usar travesaños de madera cada cinco o diez centímetros. De esa forma mantienen firme el estante.