Cómo tener una piel de porcelana

Para conseguir una piel de porcelana debemos tener en cuenta que nuestro aspecto externo depende en primer lugar de nuestra salud: una piel bella y radiante es el reflejo de nuestra estado de salud interior.

Por ejemplo, en caso de fallo de un en el sistema digestivo, la piel se ve afectada. Toxinas no procesados comienzan a salir a través de la piel y como resultado aparecen manchas oscuras en la piel, espinillas, etcétera. Así que si quieres tener un aspecto brillante y saludable, es importante sentirnos bien y llevar unos hábitos de vida saludable.

Nuestro objetivo: una piel suave, limpia y radiante

Los problemas más habituales en la piel son las erupciones cutáneas (espinillas, acné), un tono gris, aspecto de piel opaca, inflamación, enrojecimiento o picazón de la piel, flacidez de la piel o las arrugas prematuras.

¿Cómo se puede conseguir una piel radiante?

El primer paso es comprar cosméticos ricos en vitamina A. La vitamina A (retinol) es el agente principal en el proceso de renovación de la dermis. Es compatible con la función protectora de la piel y mejora la elasticidad. El retinol también regula la regeneración celular y la función de las glándulas sebáceas, mejora la síntesis del colágeno e inhibe la inflamación. Por lo tanto, busque este componente en los productos cosméticos porque puede resolver casi todas las funciones críticas de la piel.

Al comprar cosméticos para nuestra piel se debe leer cuidadosamente la composición: la vitamina A a menudo no se utiliza, pero sí sus derivados que pueden aparecer con el nombre de acetato o palmitato.