Propiedades del chitosán para adelgazar

El chitosán es un tipo de azúcar que se obtiene a partir del esqueleto de diversos crustáceos, incluyendo cangrejos, langostas y camarones y que se ha popularizado como complemento nutricional a la hora de adelgazar.

El chitosán se utiliza para tratar la obesidad, el colesterol alto y la enfermedad de Crohn. También se utiliza para tratar complicaciones de pacientes con insuficiencia renal, anemia, pérdida de fuerza y apetito o problemas para de insomnio.

Algunas personas aplican chitosán directamente a las encías para tratar la inflamación que puede conducir a la pérdida de dientes (periodontitis) y también para evitar caries dentales.

¿Cómo funciona el chitosán en las dietas para adelgazar?

El chitosán se extrae de los caparazones de los crustáceos para obtenere una sustancia fibrosa que pueda bloquear la absorción del colesterol y la grasa de la dieta. De esta forma, los suplementos, productos y complementos nutricionales elaborados con chitosán ayuda a evitar que se absorban las grasas ingeridas. Por ello, el chitosán se usa en dietas para adelgazar ayudando a quemar la grasa de forma natural.

¿Es eficaz el chitosán?

El chitosán actúan al llegar al estómago, reteniendo los lípidos y eliminándolos a través del aparato digestivo. El objetivo que persigue un producto elaborado con chitosán es acelerar la lipólisis y la pérdida de peso.

Muchas personas aseguran haber logrado una pérdida de peso significativa al utilizar chitosán, que actúa como un potente quemador de grasas. Una vez que el chitosán llega al estómago, retiene los lípidos y los elimina de manera natural, convirtiéndose así en un complemento para dietas de control de peso. Sin embargo, son necesarios más ensayos clínicos para comprobar verdaderamente la eficacia de estos productos ya que no suelen actuar de la misma forma en todas las personas.