Adelgazar de manera sana

Una dieta basada en comida sana equivale a adelgazar de manera sana, logrando el equilibrio, evitando los desórdenes alimentarios y sin recuperar los kilos perdidos.

Comer de todo es la manera de asegurarse una alimentación equilibrada y un aporte completo de nutrientes. Y nuestra alimentación comienza cada día por el desayuno. El desayuno debe ser completo y variado: no pueden faltar lácteos, cereales (pan o cereales de desayuno) y fruta, que nos ayudan a mantener el rendimiento físico e intelectual durante todo el día.

Además:

  • Haz cinco comidas al día y evita la monotonía variando los alimentos y la manera de prepararlos.
  • Come al menos cinco raciones de fruta y verdura al día, ya que te aportan vitaminas, fibra y minerales necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.
  • Aumenta el consumo de fibra: legumbres, cereales integrales, fruta, verdura y frutos secos son alimentos con mucha fibra.
  • Reduce el consumo de azúcares, grasas animales y grasas trans: mantequilla, bollería, aperitivos salados, embutidos, refrescos, golosinas, dulces, aportan muchas calorías y pocos nutrientes.

No debemos olvidar además que el ejercicio equilibra la energía que ingerimos. Caminar es un ejercicio sano y sencillo, un paseo de 30 minutos cada día y usar las escaleras en vez del ascensor son pequeños gestos que al final del día suponen un aumento considerable del gasto de calorías.